Saltar al contenido principal

Templo Parroquial NUESTRA SEÑORA de LOS ÁNGELES.

Barriada del Solanillo de Roquetas de Mar.

Breve historial

Hablar del Solanillo es hablar de un joven arquitecto almeriense, D. Francisco Langle Granados (hijo del célebre arquitecto D. Guillermo Langle Rubio, uno de más destacados arquitectos almerienses de la primera mitad del siglo pasado), que aceptó el reto que, el Instituto Nacional de Colonización le propuso, de proyectar la construcción de un poblado en la zona de poniente de Roquetas de Mar. Fue el último pueblo del INC proyectado, en 1968, en la provincia de Almería y el único que es de un arquitecto almeriense.

Había que pensar en un lugar y eligieron uno, cuya zona enmarcara los límites geográficos de dos de nuestros pilares económicos y fundamentales, la agricultura y el turismo. Pero desde la altiplanicie de su situación y, digamos que casi a sus pies, se divisa lo que fueron las antiguas charcas de las Salinas de Poniente, otra de las riquezas de la zona que, tanto trabajo y forma de vida, proporcionó a los habitantes de Roquetas, a través de su historia).

Centrándonos en la iglesia, Langle la situó en el centro de su poblado, porque, acercándonos al pueblo, desde la carretera, hizo que lo que sobresaliera fuera la torrecampanario de la iglesia, para convertirla en un elemento de referencia en el árido paisaje. 

La torre actual no es la que el arquitecto tenía pensado en un principio, que hubiera sido un esbelto prisma piramidal, pero, que no gustó a la Dirección General del INC, porque ofrecía un aspecto diferente de los habituales campanarios de los pueblos de colonización, que eran más tradicionales. La torre actual es del arquitecto Manuel Jiménez Varea. Se encuentra anexa mediante un porche que ha sido cerrado a la nave del templo, y su pared exterior está adornada por un mural cerámico de Antonio Suárez con motivos bíblicos, mientras que los planos de Langle proyectaban una torre como un elemento aislado separado de la iglesia. Los nuevos planos son de julio de 1970 y la construcción termina en 1972. 

El templo se construyó siguiendo las directrices del Concilio Vaticano II (1962-1965), por lo tanto, su planta cumplía la función de acercar la liturgia a los fieles, descartando las plantas basilicales.

Está formada por tres triángulos alargados configurando una planta en forma de abanico y en su vértice se dispone el presbiterio. En la parte superior de la fachada de acceso se encuentran unas vidrieras de hormigón que van a dar luz al templo junto con la vidriera del presbiterio que está a menor altura del suelo.

Antonio M. Suárez será el encargado de las vidrieras situadas en el presbiterio, fachada principal y en los laterales, así como del mural cerámico de la fachada con motivos bíblicos. El vía crucis cerámico es de Julián Gil Martínez y el bajorrelieve de El Bautismo de Teresa Eguíbar Galarza.

Actualmente, el párroco de esta iglesia es D. Antonio de Mata Cañizares, que lo es también del templo parroquial Virgen del Rosario de Roquetas de Mar.


(Las fuentes informativas consultadas para este artículo, han sido: -Los pueblos de colonización en Almería. Libro editado por el Colegio de Arquitectos de Almería. El Instituto de Estudios almerienses y la Fundación Cajamar.